La seguridad en destino y el turismo de proximidad definen el futuro de la hotelería

El pasado 14 de de abril, la Asociación Española de Directores de Hotel organizaba un encuentro online para hablar sobre las perspectivas del sector hotelero de cara a un futuro incierto tras la crisis producida por el Coronavirus.

En este encuentro, moderado por Ramón Braña como parte de AEDH, se dieron cita Nava Castro (Turismo de Galicia), César Ballesteros (representando al Clúster de Turismo de Galicia) y Jesús Ares (Yutravel) para tratar todas aquellas cuestiones que comienzan a preocupar a los hoteleros gallegos e intentar dar un poco de luz a un panorama que pinta, cuanto menos, peliagudo.

Actualmente, las más de 54.000 camas existentes en Galicia se veían representadas en generar casi el 11% del PIB en la comunidad autónoma y conformar un 11% del empleo. La llegada del COVID-19 no ha impedido que estas cifras se vean afectadas y más del 30% de los ERTE tramitados hasta la fecha en el territorio gallego provengan del sector turístico en plena precampaña de la Semana Santa.

Los ponentes, durante el encuentro, recogían algunas de las opiniones del sector hotelero de Galicia donde se espera que la reapertura de los establecimientos se haga de manera paulatina y siendo conscientes de la premisa que reza “que debemos ser conscientes que hay que sumar; todos debemos remar en la misma dirección”.

Entre las medidas comentadas durante la reunión, se mencionó en reiteradas ocasiones la falta de financiación y lo complicado de los accesos a ella y se instaba a la Administración a crear una línea de ayudas “rápidas sino inmediatas, sencillas y para todos”; en palabras de Jesús Ares: “las ayudas tienen que ser ágiles y no pueden retrasarse o muchos echarán el cierre definitivo”.

Sobre las dudas que atañen a la financiación empresarial, se encuentra saber si las administraciones locales replantean gestionar de algún modo el IBI y, la más preocupante se cierne sobre los expedientes de regulación de empleo temporal, haciendo que los hoteleros se pregunten qué pasará tras el fin del estado de alarma. Si el fin del ERTE llega con la reactivación de una aparente normalidad donde nos encontraremos limitaciones para viajar y una población aún atemorizada por el virus, ¿con qué ocupaciones empezarán a trabajar los alojamientos? ¿Cómo mantendrán el empleo de sus plantillas si no son capaces de asumir los costes de explotación? Preguntas que, además, Ramón Braña, matizaba que se recogían en el informe elaborado por PROTURGA y que mencionábamos en nuestro anterior post en este mismo blog.

En este sentido, Nava Castro, como Directora de Turismo de Galicia, quería recordar que Galicia siempre ha apostado y apostará por poner en valor el destino y la seguridad de este en todo momento.  Para ello, se intentarán poner en marcha manuales de recomendaciones adaptados para cada subsector dentro del turismo y “se intentarán incluir medidas higiénico-sanitarias en la concreción y reformulación de los decretos, si fuese necesario”. Por otro lado, se empiezan a buscar líneas de ayudas que den alivio a los problemas de financiación actuales.

De cara a la reactivación paulatina del sector, Castro recalca la necesidad de transmitir seguridad, vislumbrando en el medio plazo la posible reactivación del programa IMSERSO y el refuerzo del programa Elixe Galicia y centrarse, a corto plazo, en la búsqueda de potenciales turistas en los mercados más próximos a la comunidad autónoma, “incluido el norte de Portugal, que solemos olvidarlo y es un emisor cada vez más potente”, matizaba Ares.

En definitiva, el encuentro elevaba las preocupaciones de la hotelería gallega y brindaba un halo de esperanza y un mensaje claro: debemos pelear por ser un destino seguro, apostar por nuestra riqueza natural y cultural y buscar la alianza del sector, ahora más que nunca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.